Barrio de San Juan Evangelista

Barrio de San Juan Evangelista

El ritual de las aguadoras también llamado “las portadoras de agua bendita”, es una tradición del pueblo p’urhépecha y que desde hace 14 años se ha trabajado por rescatar.

 

Mi raza P´urepecha
“Portadoras del agua bendita”

Las aguadoras son un grupo de mujeres de cada uno de los nueve barrios de la ciudad de Uruapan,

en el Estado de Michoacán, en México.

Vestidas con el traje tradicional p’urhépecha, esta actividad es considerada para los indígenas como un ritual y es por ello que todas las mujeres deben llevar un característico mandil blanco, acompañadas por un cántaro de barro, adornado con miniaturas de madera, barro, flores o frutas.

Miguel Martínez García

ABC DE MICHOACAN

(foto de Miguel Ángel Huitzacua)

El sonido del caracol…. utencilios ancestrales

URUAPAN, MICH.-

El ancestral sonido de los caracoles y humeantes sahumerios de copal, flores, panes, dulces y frutas de este edén, pendiendo de los cántaros que hermosas doncellas, con sus trajes de Ireri, de exquisita belleza y  suntuosidad, sostenían armoniosamente en sus cabezas coroladas con listones multicolores, iniciaron el rito para llenarlos hasta el borde del agua que nace en el manantial de la Rodilla del Diablo, que da nacimiento al río, en el Parque Nacional “Barranca del Cupatitzio”.

 

Mujeres P´urepechas del Barrio de San Juan Evangelista

 

Con profunda veneración y respeto, pero también con matices de sincretismo, en medio de cantos y rezos a los espíritus guardianes de las seis direcciones, del fuego, la tierra, el aire y el agua, bajo el dominio de la Diosa Madre Cuerauáperi, uno a uno los recipientes de barro bellamente adornados, se llevaron una porción del líquido precioso.

 

 

 

Barrio de San Juan Evagelista
Angeles Martínez

Cumplida la parte esencial y mística, como una forma de rendir tributo al franciscano Fray Juan de San Miguel, que en los albores ahuyentó al demonio que secó el río, desde el monumento erigido al fundador de Uruapan, cada princesa purhépecha encabezó su contingente en una vistosa y alegre procesión que enmarca el tradicional desfile de Las Aguadoras, mediante el cual, los pobladores de San Miguel, San Juan Bautista, Santo Santiago, Santísima Trinidad, San Francisco, San Juan Evangelista, San Pedro y Santa María Magdalena, se dirigieron hacia el templo, en el corazón de la ciudad, a pedirle al creador del universo la bendición para que en esta tierra florida nunca falte el agua que sostiene el ritmo serpenteante de la vida.

Cientos de mujeres de todas las edades, bellamente ataviadas con la vestimenta típica del barrio que representan, hicieron del recorrido una mágica celebración a la vida, tradiciones y costumbres con que los moradores agradecen las bondades de este paraíso en la tierra y renuevan su petición ante el hacedor del todo.


Propios y extraños, disfrutaron maravillados del singular paso de niñas, mujeres y abuelas, con estandartes de sus barrios y santos patronos, que fueron recibidas con repique de campanas en el templo de la Inmaculada Concepción de María, donde se ofició la misa de bendición del agua.

 

Los barrios y sus Ireris se concentraron en el antiguo Museo de La Huatápera, los nueve Barrios son: Santo Santiago, La Magdalena, La Trinidad, San Miguel, San Pedro, San Juan Bautista, Los Santos Reyes y San Francisco.

Hace 22 años rescataron esta hermosa tradición mediante la cual el agua bendita es regresada al río para que nunca deje de fluir, y que luego sería compartida y repartida entre los hogares de los participantes, como muestra viva de la fe y el amor con que los uruapenses agradecen nacer y vivir en este hermoso paraje que eternamente florece.

 

Gracias al Barrio de San Juan Evangelista, en especial a Angeles Martínez por esta bella experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *